¿Cómo adaptarme a la Nueva Normalidad?

Actualizado: ago 14


Por: Sandra Veles Delgado

Después de todos estos días de confinamiento y tener que regresar a una realidad distinta, esto nos confronta de muchas maneras. Es cierto que nuestro modo de vida se ha visto afectado, la forma en la que veníamos conviviendo, nuestras rutinas, relaciones se modificaron de forma importante y nos ha llevado a enfrentar una crisis. A estos cambios que estamos viviendo y ante los que aún no estamos acostumbrados es lo que le llaman los expertos la nueva normalidad.


Por lo tanto, veremos como este cambio inesperado nos lleva a tener que adaptarnos a esta nueva normalidad y poner en marcha los recursos internos que como seres humanos ya tenemos y tomar o generar otros nuevos para vivir más plenamente. Por que al final es lo más valioso de toda esta experiencia, que nos lleve a un crecimiento personal y cambio de conciencia.


El cambio


Al hablar del cambio, es hablar de que estamos dispuestos a salir de lo que ya conocemos, de lo que nos generaba confort, asumir nuevas rutinas. Nos lleva a hacer uso de nuestra capacidad de adaptación que tenemos como seres humanos de forma natural y por la cual hemos podido evolucionar a lo largo del tiempo.


Cada una de las personas tiene su propio ritmo de adaptación, por lo que es importante que descubras como es tu propio ritmo. Esto lo puedes lograr revisando ¿Cómo asumes los cambios en tu vida?, ¿Qué es lo que más te ha ayudado a resolver ciertas situaciones? o ¿Qué te ha limitado?


Esto te ayudara a ver que pase lo que pase, has tenido que enfrentar cambios y los has hecho bien porque estás aquí, por que sigues vivo y eres parte de algo (familia, trabajo, escuela, amigos, institución, etc.) y tienes una misión por cumplir, aunque hayas tardado más que otros o los hayas asumido de forma más rápida. Al final el ritmo es relativo, pues cada uno puede asumir lo que le toca cuando esta listo.


Sin embargo, de forma consciente puedes poner en marcha algunos recursos para adaptarte a esta nueva normalidad o realidad desde un contacto contigo mismo y poner en marcha tus recursos internos:


a) Estar en el presente, pues muchas veces nos podemos quedar pensando en que lo pasado era mejor, añorándolo o soñando con un futuro que no puede ser.

b) Proyectos realistas: es importante que observemos la realidad que tenemos y desde ahí poder proyectar a corto plazo lo que nos gustaría hacer o lograr con los recursos que contamos.

c) Hacer uso de nuestra inteligencia emocional: como ya lo hablamos en otros artículos, cada una de nuestras emociones aparecen para comunicarnos algo acerca de nosotros mismos en esta interacción con nuestro ambiente, por lo que requerimos reconocerlas, expresarlas y tener un manejo de las mismas, sin que nos desbordemos.

d) Enfrentar la incertidumbre: es importante que enfrentemos lo nuevo, lo que no conocemos y podamos sostenernos, aunque nos de miedo. Se requiere soltar el control de todo aquello que no depende de nosotros y cultivar nuestros soportes internos a través de revisar todos los aspectos que en nuestro interior requerimos modificar y que si esta en nuestro control, para generar cambios.


Para eso te propongo el siguiente ejercicio, que consiste en revisar cuatro aspectos de tu vida, contestando las preguntas que corresponden a cada aspecto:



Quizá, a partir de realizar este ejercicio puedas implementar un plan de acción inicial de como enfrentar la nueva normalidad y recuerda que si no te es posible enfrentarla con los recursos que tienes puedes comunicarte a la línea de ayuda y solicitar el apoyo que requieras.






143 vistas

© 2020 Arquidioceiss de Tlalnepantla

Llamanos:

(55) 5384-5107

Dirección: 

Av. Juárez #42 Col. Tlalnepantla Centro
C.P. 54000, Tlalnepantla, Edo. de Méx.